Mensaje del delegado

Mensaje del Delegado

Queridos hermanos y amigos:

Estamos a la puerta este próximo cuatro de abril de dar inicio a este importante Año del Centenario de la presencia y misión de los Salesianos en las Antillas, especialmente en nuestra querida tierra cubana. Me gustaría citar antes, algunas palabras del libro: “Cosquillas para el alma” de su autora Anne Bryan Smollin, la cual nos dice: “Los comienzos siempre están llenos con una variedad de emociones. Siempre tienen un elemento de excitación y de sorpresa. Poseen el embrujo del misterio. En toda novedad siempre hay un poquito de miedo y de aprehensión. Es como empezar a nadar en aguas desconocidas”.

MENSAJE DEL DELEGADO

Queridos amigos, hemos iniciado la cuaresma, tiempo de gracia y de conversión hacia el gran acontecimiento pascual. Cuarenta días preparatorios y oportunos para morir al pecado y resucitar con Jesús a una Vida Nueva.

Es así que la cuaresma, vista como un camino hacia la pascua cristiana, ofrece como apoyo importante, la lectura de la Palabra de Dios y la oración, así como el ayuno, la penitencia y la limosna. Como bautizados y miembros de la Iglesia hemos de tener presente algunos elementos que son importantes como profetas y sacerdotes del Reino de Dios para vivir auténticamente y con intensidad este tiempo. Desde nuestro ser profetas y testigos de Dios en el mundo, el Papa Francisco en su encíclica “Evangelii Gaudium” nos invita a todos a “salir de la propia comodidad y atrevernos a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”.

Mensaje del Delegado

Queridos hermanos salesianos, miembros de la Familia Salesiana y amigos todos.

Mi mayor deseo y regocijo es que hayan tenido una hermosa navidad junto a sus familiares y hermanos de comunidad, así como también un buen inicio de este 2016. Con muchas esperanzas iniciamos este nuevo año y con el este importante mes de enero. Mes donde nos preparamos para celebrar la fiesta de nuestro padre y maestro don Bosco.

Jóvenes, sueñen a lo grande.

Jóvenes, sueñen a lo grande.

Queridos amigos:

Llegue a todos ustedes mis saludos de amigo y hermano. Iniciar esta experiencia de animación a nivel de delegación en Cuba lo leo en una doble perspectiva: primero como propuesta y regalo que Dios me ha confiado para seguir dando vida y acción al carisma salesiano, y en segundo lugar, lo considero un gran desafío que he vencer con la ayuda de cada uno de ustedes, que día a día, trabajamos juntos para nuestros jóvenes.

Mensaje del delegado

Queridos amigos y miembros de la Familia Salesiana:

Con gran alegría y esperanza inicio esta nueva experiencia de animación en la Cuba Salesiana. Son muchos los retos que se me imponen, pero poco a poco y con la cooperación de cada uno de ustedes podremos salir adelante. Seguiremos sembrando la pasión del “Da mihi animas” donde quiera que se encuentre una mujer o un hombre apasionado por la espiritualidad de san Juan Bosco.

Periodo Estival y descanso

Siempre por estas fechas tenemos la necesidad de descansar del trabajo cotidiano y “recargar las pilas”. Cada vez más podemos percibir cómo decrece el número de horas laborales y aumenta el tiempo de asueto. Muchos empresarios ofrecen a sus trabajadores un ambiente más idóneo para su descanso y que se sientan bien; es verdad que, muchas veces, con la intención de que produzcan más… En muchas naciones se ofrecen servicios de todo tipo para que la persona humana disfrute de su tiempo libre.

Mensaje del delegado

Ella es mi Madre

Con frecuencia ciertas palabras no nos dicen nada importante; son para “rellenar” un momento de encuentro y pasar el rato al igual que utilizamos algunos recursos como “pasatiempos”; sin embargo hay otras con las que expresamos realidades que contienen un alto contenido experiencial. Una de las palabras que más carga emotiva tiene es la de Madre. La Beata Laura Vicuña expresaba con esta frase: “Ella es mi Madre”,

Mensaje del Delegado

…Y LA VIDA VENCIÓ

Hace un tiempecito vi un documental que planteaba la posibilidad de la ausencia de vida humana en nuestro planeta y lo que pasaría si ello sucediera. Según pasaban las diversas escenas pude ir apreciando cómo la naturaleza iba recobrando el terreno que la tecnología le había ido quitando. Los puentes, las carreteras, los edificios.., se caían por falta de mantenimiento y la vegetación que había estado aplastada por el asfalto surgía de su anonimato y lo llenaba todo  a su paso con su verdor.

La Pascua nos habla del Paso del Señor que nos libera de la opresión oscura de nuestra existencia. Las tinieblas tuvieron su momento de victoria porque Dios les permitió tenerla; pero la realidad del que es la VIDA se impuso con todo su poder. La Resurrección de Jesús es la voz del Padre que habla contra la injusticia cometida contra su Hijo y contra todo ser humano. Desde entonces nuestra vida personal y social alcanza su punto más alto. Desde la cumbre de la montaña vemos el valle de una manera diferente a la  que somos capaces de ver desde “abajo”. Después de la Resurrección, todo lo percibimos desde otra óptica. Dios ha querido formar parte de nosotros por pura gratuidad y nos ofrece su presencia eterna. Todo ello sólo se entiende en profundidad desde su Amor Divino. Como dice una canción: “… Tú nos dijiste que la muerte no es el final del camino”. Felicidades amigos y hermanos por tener un Dios así. Y ya saben: ”Amor, con amor se paga”.

Con el aprecio de siempre,

Miguel Ángel Fernández, sdb

Llega el tiempo del color morado que invita a caminar

Llega el tiempo del color morado que invita a caminar

A lo largo del año litúrgico la Iglesia nos va proponiendo de forma pedagógica los diversos Misterios de nuestra Fe que se resumen en la Encarnación, Pasión, Muerte Y  Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. En estas fechas de febrero, solemos iniciar el camino Cuaresmal que no tiene, al igual que el Adviento,

Mensaje del delegado

Educar merece la pena

A lo largo de nuestra vida nos damos cuenta de la importancia que ha tenido en nosotros y otras personas el haber recibido una educación adecuada. Estamos en el mes de enero y nos sentimos agradecidos a tantas personas que nos hicieron el bien mediante su vocación educadora: padres, amigos, catequistas, maestros… D. Bosco nos decía