Salesianos Cooperadores

bannercoperadores

Asociación de Salesianos Cooperadores

Asociación pública de fieles a modo de Tercera Orden

Fundada: 1876

Fundador: San Juan Bosco

Siglas: SSCC

Los Salesianos Cooperadores nacieron con el proyecto de Don Bosco en favor de los jóvenes pobres. Desde fines de 1841, en efecto, para su “obra de los oratorios” recurrió a la colaboración de muchas personas. Ampliando su obra, se dio cuenta de la creciente necesidad de cooperadores, (también de sacerdotes, pero sobre todo de laicos), ligados a las misión salesiana, para sacar adelante su sueño de brindar al muchacho abandonado, obrero, huérfano o en cualquier situación de riesgo, su ideal del sistema preventivo. Pensó entonces en unirlos y asociarlos.

Funda entonces la Pía Unión de Cooperadores Salesianos y esta nació veinte años antes de la fundación de la Sociedad de San Francisco de Sales y el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, que conformarían las tres vertientes principales del núcleo central de la Familia Salesiana.

De acuerdo al Reglamento de 1886, los Salesianos Cooperadores son laicos, sacerdotes diocesanos y otros que poseen una madurez y riqueza humana, católicos que participan activamente de la vida de la Iglesia y que se sienten auténticos salesianos comprometidos con la obra educativa de Don Bosco. En las regulaciones. Los Salesianos Cooperadores resaltan tres elementos como pilares de su identidad: vocación, carácter laical (aunque pueden pertenecer sacerdotes diocesanos) e identidad salesiana.

Después del Concilio Vaticano II fue necesario renovar el Reglamento de la Asociación de Salesianos Cooperadores (A. S. C.), aceptando en él, de este modo, el magisterio conciliar, permaneciendo, sin embargo, fieles a las intenciones del Fundador.

Así, en 1986 se redactó el actual Reglamento de Vida Apostólica (R.V.A), promulgado por el Rector Mayor y aprobado por la Santa Sede; en éste se traza la identidad personal y asociativa de los cooperadores, que son descritos como:

-          personas humanamente maduras;

-          cristianos de fe viva y convencida, que quieren testimoniar a Cristo en el mundo;

-          miembros vivos de la Iglesia, que sienten el compromiso bautismal de participar en su misión;

-          laicos capaces de animar cristianamente las realidades del mundo; apóstoles animados por la causa del Reino; verdaderos salesianos, llamados a compartir y a llevar a todas partes la preocupación educativa;

-          cristianos empeñados a santificarse viviendo el proyecto apostólico de Don Bosco.

En Cuba la asociación está presente en ocho centros:

Centro María Auxiliadora, Habana Vieja, Ciudad Habana

Centro Domingo Savio, San Miguel del Padrón, Ciudad Habana

Centro Don Bosco, La Víbora, Ciudad Habana

Centro Madre Mazarello, Guanabacoa, Ciudad Habana

Centro Calimete, Matanzas

Centro P. Pedro Pescatore, Camagüey

Centro P. José Vandor, Santa Clara

Centro P. Armando Rodríguez, Santiago de Cuba