Historia

bannermuralcupula

Aunque no fue el iniciador de la obra salesiana en Cuba, Monseñor Félix Ambrosio Guerra Fezzia, SDB,  fue el primer salesiano que pisó tierra cubana al ser nombrado Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba.
Conoció a Don Bosco en 1880, quien le envió al Colegio de Lanzo a estudiar, naciendo ahí su vocación salesiana. Inició su noviciado en 1885 y al término de éste pidió ir a las Misiones, siendo destinado a Uruguay. Fue ordenado sacerdote en Buenos Aires, Argentina el 2 de abril de 1890. En 1915 la Santa Sede le nombra obispo de Amata y Administrador Apostólico de Santiago de Cuba, ocurriendo su ordenación episcopal el 2 de agosto de 1915. El 17 de abril de 1916 fue nombrado Arzobispo de Santiago de Cuba. Fundó en 1920 la Escuela Profesional de Artes y Oficios “Don Bosco” en uno de los barrios más marginales de la ciudad de Santiago, comenzando de esa forma la obra salesiana en esa región.

La Obra Salesiana surge en Cuba a iniciativa de la bienhechora camagüeyana Dolores Betancourt Agramonte, que queriendo dotar a su ciudad natal una Institución educativa para niños pobres, en 1915 visita a la ciudad de Turín y hace gestión con el Rector Mayor de los Salesianos Don Pablo Albera, segundo sucesor de Don Bosco, con la idea de confiar a los Salesianos esta misión.

En 1917 arriban a Cuba el P. José Calasanz Marqués, recientemente beatificado como mártir de la guerra civil española, el italiano P. Esteban Capra y dos coadjutores españoles. Se presentaron dificultades con la construcción del Colegio, entretanto el Obispo de Camagüey, Mons. Valentín Zubizarreta, confió a los salesianos la parroquia de la Caridad, en cuya sacristía, convertida en aula y con el arribo de otros religiosos, se empieza a impartir clase a unos 30 niños pobres del vecindario. En marzo del 1921 se inaugura una pequeña escuela, que vendría a ser el primer centro educativo salesiano en Cuba. En abril de ese mismo año muere repentinamente la señorita Betancourt y se inició un prolongado rango de tiempo a raíz de los procesos judiciales que sus familiares llevaron a cabo para privar a los salesianos de la donación de esta escuela. Por fin, el pleito se gana en 1934 y fue entonces cuando se construyó el Colegio de Artes y Oficios de Camagüey.

Las primeras casas de Cuba dependían de la Inspectoría céltica de España, pero la gran distancia y cierto recelo de los cubanos por los antiguos dominadores, aconsejó agregarla a la Inspectoría de México.

Cronología de las obras salesianas.

  • 1917 Comienzo de la Obra Salesiana en Camagüey, en la parroquia Nuestra Señora de la Caridad.
  • 1920 Comienzo de la Obra Salesiana en Santiago de Cuba. Fundación del Colegio “Don Bosco”, dedicado a la enseñanza primaria y taller de impresión.
  • 1921 Comienzo de la Obra Salesiana en la Habana en la Institución Inclán, dedicada a la enseñanza primaria, comercial y talleres de Artes y Oficios.
  • 1926 Comienzo de la Obra Salesiana en Guanabacoa. Noviciado, Aspirantado, escuelas y Talleres Profesionales.
  • 1932 Comienzo de la Obra Salesiana en la Habana Vieja. Iglesia María Auxiliadora, imprenta, más tarde primera sede Inspectorial.
  • 1936 Comienzo de la Obra Salesiana en Güines. Colegio San Julián, dedicado a la enseñanza primaria y luego a la secundaria.
  • 1943 Comienzo de la Obra Salesiana en Matanzas. Parroquia San Pedro Apóstol en el barrio de Versalles. Noviciado.
  • 1944 Comienzo de la Obra Salesiana en la Víbora. Iglesia San Juan Bosco.
  • 1949 Comienzo de la Obra Salesiana en el Colegio de San Juan Bosco en la Víbora, dedicado a la enseñanza primaria y secundaria.
  • 1954 Comienzo de la Obra Salesiana en Arroyo Naranjo. Noviciado y Aspirantado.
  • 1954 Comienzo de la Obra Salesiana en Santa Clara. Iglesia del Carmen y Escuela de Artes y Oficios “Rosa Pérez Velasco”.

Tomado de: Compendio de Apuntes para la historia de la Presencia Salesiana en Santa Clara
(P. Bruno Roccaro, SDB, y Juan Manuel Fernández Triana)