Camagüey

bannercamaguey

Santuario Diocesano de Nuestra Señora de la Caridad

Este templo tiene su origen en la ermita dedicada a la Virgen de La Caridad, construida por el Coronel  Bringas de la Torre y su esposa Doña Juana de Varona y Barrera, como templo votivo debido a una gracia obtenida por intercesión de la Santísima Virgen.

El 8 de septiembre de 1734 fue inaugurada la ermita y ese día fue colocada la imagen de Nuestra Señora de La Caridad que hoy se venera. Por ese entonces, el templo contaba con una sola nave y una casa de dos pisos para el capellán. Poco a poco algunas familias pobres fueron trasladándose al lugar, anteriormente despoblado, animadas por las limosnas con que eran socorridos por sus fundadores y por la ayuda espiritual que recibían de sus capellanes.

El crecimiento de la vecindad y las dificultades para trasladarse a la Parroquia Mayor para recibir los sacramentos del Bautismo y del Matrimonio hicieron que los vecinos pidieran al capellán, presbítero Diego Alonso Betancourt y Agüero, biznieto de los fundadores, que solicitara del obispo que el templo fuera erigido Ayuda de la parroquia, lo cual fue concedido el 30 de octubre de 1809 por el primer Arzobispo de Cuba el Ilmo. Joaquín de C. Alzúa Coparacio, siendo su primer Teniente Cura el mismo Capellán. Más tarde, en 1843 fue elevado al rango de Parroquia.

Durante la contienda bélica de 1868-1878 (Guerra de los Diez Años), el templo fue convertido en cuartel por las tropas españolas y más tarde en Hospital Militar para los atacados por el cólera; por esa razón, la imagen de la Virgen fue trasladada a la iglesia del santo Cristo del Buen Viaje; pero al ser ocupado también éste como hospital, fue llevada a la ermita de San Francisco de Paula hoy desaparecida.

Los Salesianos en Camagüey

La benefactora camagüeyana Dolores Betancourt y Agramante había pensado fundar una escuela para favorecer a los niños más humildes de su Camagüey natal y entregarla al cuidado de los Salesianos. Al efecto va a Turín y se entrevista con el Rector Mayor de los Salesianios Don Pablo Álbera para manifestarle su deseo. De esta entrevista surge un contrato firmado por ambos el 24 de julio de 1915.

Don Álbera confía esta misión a los salesianos de la Provincia Tarraconense, y su Inspector Don José Binelli escoge a Don José Calasanz Marques, para dirigir la primera avanzada salesiana a Cuba.

El cuatro de abril de 1917 llega a Camagüey el padre Calasanz; junto con él vienen el padre Esteban Capra y los coadjutores salesianos José Celaya y Dionisio Ullivarri. (El primero y los dos últimos fueron martirizados durante la guerra civil española (1936-1939)). Una serie de dificultades se presentan al no haber nada en concreto a pesar del contrato firmado, esto hace que el padre Calasanz viaje a La Habana para entrevistarse con la Srta. Betancourt. El padre Capra, al mes de su llegada, regresa enfermo a España; mientras que el coadjutor Ullivarri desea regresar y para pagarse el viaje empieza a trabajar como organista en la Parroquia de la Soledad. Mientras, el señor Celaya lo hace como sacristán y cocinero.

Ante tal situación, el obispo diocesano Fray Valentín Zubizarreta, no queriendo perder la colaboración que podrían prestarle los salesianos, propone al Inspector, Don Binelli, entregarle la Parroquia de La Caridad que estaba cercana al lugar donde debía construirse el colegio. Este acepta y envía el segundo grupo de salesianos.

Así el nueve de mayo de 1919 llegan a Camagüey el salesiano Felipe de la Cruz y el coadjutor Juan Riera a quienes se le une el señor Celaya, los cuales pasan a a ocupar la casa parroquial una vez reparada ésta. Se abre, entonces, un pequeño Oratorio. En diciembre llega otro refuerzo el padre Tomás Pla y el coadjutor Arsenio Conde. Se habilita para aula la mayor parte de la sacristía y se aceptan como alumnos unos treinta niños del vecindario.

El 30 de octubre de 1920 llega otro grupo de salesianos: Rafael Mercader y los clérigos Salvador Herrera y Sebastián Ferrer. Disponiendo de mayor personal el padre Felipe de la Cruz solicita del Obispo la permuta de la casa Parroquial por otra más amplia situada en la calle Sociedad Patriótica # 11. Monseñor Zubizarreta accede y además le proporciona cinco mil pesos oro para la adaptación de la futura escuela.

Habiendo fallecido la srta. Betancourt el 25 de abril de 1921 comienza un largo litigio entre sus herederos y los salesianos que logran ganarlo al fin en 1934 gracias a la pericia del Dr. José Dorta Duque y al tesón del padre Felipe el cual comienza enseguida la construcción del colegio que quedó terminado en 1939.

En 1930, al ser designado el padre Felipe de la Cruz director de la Institución Inclán, lo sustituye Rafael Mercader, SDB. En mayo de 1933 se inician labores de reconstrucción del templo y se restituye en su nicho de plata la imagen original de la Virgen de la Caridad, el restaurado templo fue bendecido el 22 de diciembre de 1934 por el Obispo diocesano Monseñor Enrique Pérez Serantes. Años más tarde, en 1944, siendo párroco el padre Francisco Erdei, se terminó el proyecto de levantar la torre y colocar en ella un reloj de cuatro esferas.

Etapa Revolucionaria

El 17 de abril de 1961 los Salesianos, al igual que el resto de sacerdotes, religiosos y religiosas de la Diócesis, fueron confinados durante once días. Al ser puestos en libertad regresan a la Parroquia, ya que el colegio había sido incautado. Poco tiempo permanecen allí, pues regresan los milicianos y, ante la zozobra, deciden partir hacia La Habana. Homero Betancourt, SDB, proveniente del incautado colegio de Güines, se hace cargo temporalmente de la Parroquia. Era el único sacerdote en funciones de la ciudad hasta que es llamado por el Inspector Don José González del Pino, SDB, asilado en la Embajada Argentina, quien le ordena salir del país. Por un largo período la presencia salesiana en Camagüey es interrumpida.

Resurgimiento

Ante la solicitud de Monseñor Adolfo Rodríguez Herrera, en 1988 regresan los Salesianos a Camagüey como director y párroco Ramón García Rampérez, y Antonio Cantello, su vicario. En estos 23 años de renovada presencia los Salesianos en Camagüey tienen confiado a su trabajo pastoral 33 comunidades rurales sin templos en más de 30 kilómetros, y cuatro capillas: Nuestra Señora de Fátima (Reparto Vista hermosa), San Vicente de Paúl (Reparto La Mosca. Oratorio), Nuestra Señora de Montserrat (Reparto Jayamá), San Juan Bosco (Reparto de Garrido. Oratorio).
La Familia Salesiana de Camagüey está compuesta por las comunidades religiosas de los Salesianos de Don Bosco, SDB, y las Hijas de María Auxiliadora, FMA, los miembros de la Asociación de Salesianos Cooperadores, SSCC, los Antiguos Alumnos, AA.AA, y las Hermanas Misioneras Eucarísticas, HME.

Párrocos

1919-1930    P. Felipe de la Cruz
1930-1934    P. Rafael Mercader
1934-1936    P. Antonio Flores
1936-1937    P. Sergio Corraglia
1937-1946    P. Francisco Erdei
1946-1949    P. Rafael Mercader
1949-1953    P. Salvador Herrera
1953        P. Pedro Pescatore
1953-1959    P. Pablo Saghy
1959-1961    P. Juan Ballari
1961        P. Homero Betancourt

(Salida de los Salesianos de la Diócesis)

1988-1998    P. Ramón García Rampérez
1998-1999    P. Gregorio García
1999-2000    P. Franco Assom
2000-2002    P. Orlando Cejas
2002-              P. Miguel Ángel Fernández

Vicarios

Ricardo Padrón, José María Barbano, Juan José Ochoa, Alberto Ysac, Osmany Massó, Peter Ivancic, Daniel María de los Santos Trinidad.