Generosidad y educación

Al igual que muchos cubanos pude ver la película “Conducta”. Me causó una grata impresión y espero poderla ver otra vez. Según iban pasando las imágenes por mi retina una sensación de gratitud hacia la profesora mayor se iba gestándose en mí al percibir la confianza que ella depositaba en sus alumnos y estos en ella. Es de esas películas en las que uno agradece la vida del educador. Ese mundo de la educación me recordaba los nueve primeros años que como sacerdote y profesor viví en un colegio salesiano de 1200 alumnos-as. Pienso que la educación implica una gran dosis de generosidad y de entrega incondicional; por ello, los verdaderos profesores son aquellos-as que aman su vocación (llamada) y saben ver más allá de las apariencias (amplitud de miras).

¿No les parece que acompañar y dejarse acompañar vale pena?

Don Bosco, solía decir que no hay obra mayor que educar a la persona desde la infancia. Es verdad que los frutos suelen tardar e incluso muchas veces no los veremos, pero ya el hecho de ser educador-a tiene valor en sí mismo. La vida de Don Bosco es fiel reflejo de lo que estoy escribiendo. Su vida y su mensaje siguen muy vivos y forman parte de la Historia de la Educación. Su sistema pedagógico sigue siendo estudiado y admirado  ya que se ha ido gestando desde la experiencia vivida día a día y no dentro de una oficina.

También la Iglesia Católica tiene un rico historial en esta dimensión educativa. Son muchas las obras que ha llevado, lleva y llevará a favor de las personas. Pienso que se están gestando nuevas oportunidades para el desarrollo de los diversos carismas de las Congregaciones Religiosas y eclesiales en Cuba. Como Familia Salesiana, a nivel mundial, tenemos un rico historial en el Sistema Educativo. No se trata de mirar con nostalgia al pasado, sino adaptarse a esos cambios que ya están llegando.

¿No los sienten?

Espero que la fiesta de María Auxiliadora, educadora por excelencia, haya sido positiva para todos-as.

Con el aprecio de siempre,

Miguel Ángel Fernández Sáenz, sdb

Deja un comentario