Has de esta Navidad un canto a la Vida

Queridos amigos del Boletín Cuba Salesiana:

Nuevamente tenemos la dicha de festejar este gran regalo de la Navidad, el Nacimiento de Jesús, el Enmanuel, el Dios con nosotros. Estos son tiempo hermosos, lleno de luces, de recuerdos cargados de emociones y sentimientos, tiempos donde la comunión entre las personas que queremos se fortalece y experimentamos la dicha de estar y compartir la vida de la mano con los demás. “La vida solo puede ser vivida en plenitud cuando hemos logrado encontrarnos con lo más deseado y anhelado. Cuando lo anhelado nos toca, nos transforma para siempre en otro más auténtico, más real, más perfecto. El secreto para alcanzar tal grado de perfección dependerá de lo que para ti y para mí sea lo más deseado en este mundo que también corre para lograr sus sueños”

La Navidad podrá ser vivida en plenitud sólo cuando aprendamos a salir de nosotros mismos para compartir lo mejor que llevamos dentro, a Aquel que nos permite marcar siempre la diferencia, no para creernos más grandes y especiales que los demás, sino simplemente para mostrarlo a Él; ese que va transformando lo que somos en personitas únicas y especiales que van por el mundo sanando corazones, regalando la alegría de Dios y construyendo un mundo que necesita descansar de la agresión, el odio, la envidia, la mentira y la muerte provocada por el hombre. Dalai Lama decía que: “Un buen corazón es la mejor religión” no porque no necesite de Dios sino porque todo aquel que tiene a Dios no puede permitir que esta vida imperfecta construya en piedra y a fuerza de golpes lo que ya ha sido hecho por Amor.

Deja que Jesús en esta navidad toque tu corazón y repare lo que ha podido ser cambiado y endurecido. Deja que Él restaure tu vida para que nunca te canses de sentirte dichoso/a de haber correspondido a su llamado con tu sí. Has de esta Navidad un canto a la Vida, a tu vida, y deja que la melodía de lo que cantes arrastrada por el viento se cuele en cada agujero y rincón de los que necesiten recibir a Jesús, el gran motivo de tu cantar y el que te dará siempre una nueva oportunidad para recomenzar.

Feliz Navidad para todos ustedes amigos y hermanos míos. Que el Amor de Belén sea la estrella que cuelgues en lo más alto de tu casa para dar con ella Luz y Paz a los otros, especialmente a los que amas.

Un feliz y próspero Año Nuevo 2017. Que este nuevo año nos permitamos crecer en santidad.

Dios les bendiga siempre. Un abrazo,

Padre Wilgen Cancio Alvarez.

Deja un comentario