La vida es nuestro mayor tesoro

La vida es nuestro mayor tesoro; por eso, es importante el vivirla con responsabilidad y alegría. Podemos hacer algo hermoso con nuestra persona o dejar pasar el tiempo sin dejar una huella de nuestra presencia, sin tender puentes de unión.  Dios nos regala el tiempo y nos invita a ser una buena mediación entre Él y los que no lo conocen; por ello, sería oportuno que no malgastemos el precioso don de la vida.

El cardenal de Honduras, Oscar Maradiaga (SDB), nos dice sobre este punto:
“El tiempo no se llena de sentido cuando se llena de cosas si no de Alguien ¿Y quién es el que da plenitud, el que llena el tiempo de dones y tareas, de proyectos y promesas?
Con seguridad no es el ser humano; es Dios. Dios es el Señor absoluto del tiempo. En Dios el tiempo nunca está vacío. Cuando el tiempo cronológico se inunda de Dios, se vuelve plenitud, densidad y llega a ser historia de salvación, de transformaciones y realizaciones.

Acabamos de iniciar este tiempo de Cuaresma que nos llevará a la Pascua de la Vida. Amigos, todavía es tiempo de salvación.

Saludos

P. Miguel Ángel (SDB)

Deja un comentario