Mensaje del delegado

Queridos amigos y miembros de la Familia Salesiana:

Con gran alegría y esperanza inicio esta nueva experiencia de animación en la Cuba Salesiana. Son muchos los retos que se me imponen, pero poco a poco y con la cooperación de cada uno de ustedes podremos salir adelante. Seguiremos sembrando la pasión del “Da mihi animas” donde quiera que se encuentre una mujer o un hombre apasionado por la espiritualidad de san Juan Bosco. Lo que hoy somos y el matiz especial que aportamos a la Iglesia cubana, se debe al ejemplo, la entrega y la fidelidad de muchos, unos que siguen entre nosotros, incluso tú puedes ser uno de ellos, o aquellos que ya han partido a la casa del Padre. Hombres y mujeres que lo dieron y lo siguen dando todo: su tiempo, sus cualidades, sus dones y aptitudes para enriquecer nuestro carisma al servicio de la juventud. Agradezco el servicio generoso y dispuesto del padre Miguel Ángel durante todos estos años. Que el Señor le conceda seguir dando lo mejor de sí como buen pastor y como buen salesiano en la nueva misión que el Señor le confía.

Ahora nos preparamos para dos momentos importantes, uno muy próximo a nivel de la Iglesia cubana y otro a largo plazo relacionado con la vida y obra de nuestra Congregación Salesiana en Cuba. A nivel eclesial tenemos la dicha de recibir una vez más al Sumo Pontífice de nuestra Iglesia Universal, ahora en la persona del santo padre Francisco. Serán días llenos de regocijo, de escucha, de oración, de compartir y hacer experiencia de fe con el hermano. Que la presencia y la enseñanza de este hombre de Dios nos motive a ser una Iglesia cercana, misericordiosa, creíble y atenta a los más pobres y necesitados. También hemos de iniciar el camino preparatorio hacia la gran celebración jubilar del centenario de la llegada de los salesianos a Cuba. En el 2017 nos daremos cita en Camagüey, porque fue allí donde se llevó a cabo la primera fundación de una comunidad salesiana. Daremos infinitas gracias a Dios por la presencia ininterrumpida de este importante carisma al servicio de la Iglesia cubana. Cien años de educación y evangelización. Cien años de heridas imborrables, de grandes esfuerzos y sacrificios, de enormes dificultades, de grandes obstáculos, de muchos que tuvieron que marchar a pesar de amar lo que hacían, pero todo ello lo hemos podido vencer y aquí seguimos, por una sola razón: No vamos a dejar morir lo que otros alimentaron con Amor. Les exhorto a preparar desde ahora con el optimismo que nos caracteriza este gran acontecimiento que marcará un hito importante en la historia de nuestra congregación en Cuba. Allí festejaremos la alegría de ser una gran Familia con Don Bosco en torno a Jesús nuestro Señor.

Recen por mí para que pueda desempañar con eficacia a lo que libre y generosamente he dicho que Sí, aquí estoy.

Fraternalmente,    

Padre Wilgen Cancio Alvarez, SDB.

Delegado de los Salesianos en Cuba

Un comentario para “Mensaje del delegado”

  1. Osvaldo Cano dice:

    Estimado Padre Wilgen:
    Usted me toco de nuevo el corazon cuando escribio “al ejemplo, la entrega y la fidelidad de muchos, unos que siguen entre nosotros, incluso tú puedes ser uno de ellos, o aquellos que ya han partido a la casa del Padre” - Yo soy uno de ellos (segunda generacion de exalumno), pero mas importantemente, mi fallecido padre, Leon Cano, que como huerfano de padre, se formo en la Institucion Inclan, alla por el 1929. Fue un gran cooperador Salesiano y creo que fue el Presidente de los exalumnos alla por fines de los cincuentas. Creame que su labor es indispensable.Don Bosco ha sido y sigue siendo mi guia. Soy testigo personal de las bondades espirituales, morales y educacionales que recibi que me han mantenido sano espiritualmente y existoso materialmente aun con la forzada separacion de la familia salesiana por mas de 55 anos. He estado en contacto con el Padre Santiago M.en Santa Catalina y le he ofrecido mi apoyo.
    Me gustaria poder aportar mas, particularmente de mi presencia personal pero no es factible por el momento. Quizas algun dia! Pero si le aseguro de mis constantes oraciones por todos ustedes. Gracias por su tezon. Tengo fe en la necesidad e importancia de su obra para la juventud cubana. Fuerza!
    Un fuerte abrazo en Don Bosco — Osvaldo Cano (ex-Colegio de La Vibora, Goss y Vista Alegre)

Deja un comentario