NAVIDAD Y FAMILIA

NAVIDAD Y FAMILIA     

                Por diversas razones, con frecuencia, tengo que ir al aeropuerto a recoger a salesianos o laicos que vienen a Cuba. En estos días de Navidad se incrementan estos viajes. Durante el tiempo de espera hasta que sale la persona me fijo en el encuentro que supone el ver a tus seres queridos que te esperan y cómo cambia el rostro de esas personas y se intercambian esos gestos de acogida: abrazos, sonrisas, lágrimas… Los lazos del amor nos humanizan y nos ayudan a recobrar la identidad familiar. Pocas realidades hay tan fuertes como el sentirse parte de una familia. En este sentido, la Navidad nos envuelve con su espíritu fraterno y nos interpela a favorecer esos lazos de ternura que el “Dios con nosotros” nos trae.  Durante este tiempo navideño se suelen hacer treguas en los momentos de guerra y la paz alza su voz para que recobremos un nuevo ambiente para poder escuchar a los ángeles que nos traen la buena noticia de “que les ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor”. Es la alegría, el gozo de anunciar el Evangelio como nos dice el Papa Francisco en la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” que se acaba de publicar y que pudiéramos ir leyendo y trabajando en las comunidades cristianas.

                                Al terminar este año demos gracias a Dios por la familia. Sintamos la necesidad imperiosa de trabajar por su unidad y fraternidad. En el marco de la familia quiso nacer Dios. Cuidemos los valores que la construyen y que este nuevo año 2014 demos un paso hacia adelante en este sentido. Recordemos que D. Bosco nos quiere en familia.

¡¡FELIZ NAVIDAD Y VENTUROSO AÑO 2014!!

Con el aprecio de siempre

Miguel Ángel Fernández, sdb

Deja un comentario