Crónica de un día inolvidable: Reapertura del Templo Nacional de María Auxiliadora

Reapertura del templo de María Auxiliadora

La Habana.- 25 de mayo de 2015. Eran las 8:30 de la mañana cuando se colocó la llave en la cerradura que abrió los inmensos portones del templo, el crujir de las puertas, el brillo del piso todo se ponía de acuerdo para dejar ver la Imagen de la Virgen Auxiliadora, que resplandecía en su nicho, cual sol que nace en el horizonte. Durante toda la mañana al ritmo de cantos y alabanzas fueron desfilando por el templo más de 500 personas y todas recibían en sus manos una estampa de la Virgen con la Novena que Don Bosco recomendaba a todos para obtener gracias de Dios por intercesión de María Auxiliadora.

A las siete de la noche, todo estaba listo y con un repique de campanas se anunciaba la fiesta que estaba por comenzar. Los sacerdotes invitados y otros que vinieron a compartir nuestra alegría ya estaban reunidos en la improvisada sacristía, que en dos días los jóvenes prepararon en el teatro de la casa, que hasta entonces nos había servido de Capilla para la celebración de la Eucaristía.

Pasadas las ocho de la noche hizo entrada el Cardenal Jaime Lucas Ortega Alamino, Arzobispo de la Habana, quien con paso lento admiraba y saluda a todos los que salían a su encuentro. Por fin llegó el momento, la procesión salió por la puerta de Teniente Rey, mientras avanzábamos hacia la puerta principal del templo, salió al encuentro del Cardenal el Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, quien felicitaba a su Eminencia por  el recién remozado templo. Al llegar a la puerta principal, el maestro de ceremonias el salesiano Maykel Gómez índico al coro compuesto por algunos seminaristas diocesanos, que comenzaran el canto de entrada y “A los pies de la Virgen” fuimos entrando lentamente en el Templo. Todo el mundo en pie. La alegría brotaba por los poros, todos cantaban, muchos alzaban sus brazos y, poco a poco, llegábamos al altar mayor donde en Sr. Cardenal muy emocionado dio inicio a la misa inaugural del Templo Nacional de María Auxiliadora.

Durante la homilía, su Eminencia hizo un recuento de todo lo que habíamos esperado para volver a tener nuestra Iglesia; habló sobre la devoción de Don Bosco a María Auxiliadora y de cómo la comunidad tenía ahora que afianzarse nuevamente y expandir esta devoción, que antiguamente fue muy difundida en La Habana Vieja por los Salesianos. Un momento memorable fue durante la acción de gracias cuando un tenor habanero entonaba el tradicional “Ave María”. ¡Era imposible que las lágrimas no brotaran de los ojos de todos los presentes!

Agradecimientos a muchas personas: a la Oficina del Historiador de la Habana, a la Constructora Puerto Carena, a tantos obreros que pusieron su esfuerzo, a los jóvenes, que se “fajaron como leones” en la limpieza y pintura en la preparación de la misa y en todo lo que hizo falta hasta el último momento. ¿Cómo no recordar  a nuestro querido padre Ramón García Ramperez? ¡Cuánto le hubiese gustado compartir este momento con nosotros; cuanta preocupación, reuniones, encuentros, gestiones! Sabemos que desde el cielo disfrutó y gozó de esta gran fiesta.

Son tantos los sucesos que se pudieran escribir, tantas personas a quienes recordar, pero una cosa ha sido cierta: “Ella lo ha hecho todo”. Ella ha permitido que su casa se reabriera. María Auxiliadora una vez más nos deja claro que esta es su casa y desde aquí saldrá Su Gloria.

Por Maykel Gómez, SDB

Etiquetas: , , ,

2 comentarios para “Crónica de un día inolvidable: Reapertura del Templo Nacional de María Auxiliadora”

  1. Bernardo dice:

    Felicitaciones
    desde la patagonia chilena un caluroso saludo a toda la comunidad salesiana de cuba . es emocionante leer como fue la apertura del templo de Maria auxiliadora .seguirán en nuestra oración
    P.Bernardo Garcia sdb -
    Puerto Natales provincia Antártica Chilena

  2. P. Gumercindo Díaz sdb dice:

    Cuando la fe es probada se convierte en amor. Y ese amor abre la gran puerta para encontrarse con Dios. Los que luchan y sufren con serenidad y en silencio se van sumando a los héroes que sostienen y dan esperanza a este mundo.

Deja un comentario