Cuba celebra el 140 aniversario de fundación de las Hijas de María Auxiliadora

5agaosto-small-300×225

La Habana, 5 de agosto. – El Instituto de Las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas) celebró este día los 140 años de su fundación. Cuba se unió a las otras 93 naciones donde se han extendido las religiosas para dar gracias a Dios por tan hermoso regalo a la Iglesia y al mundo en favor de los jóvenes.
Las comunidades de las Hijas de María Auxiliadora presentes en Cuba se reunieron en la Casa Madre Mazzarello, de Peñalver, para celebrar este gran acontecimiento que fue a la vez enriquecido con el sí de tantas hermanas que este día celebran aniversario de profesión religiosa, especialmente las que cumplieron 50 años de entrega al Señor: S. Juana Molina y S. Mireya Hernández.
A la celebración concurrieron miembros de la Familia salesiana y de otras congregaciones religiosas, niños, adolescentes, jóvenes, diáconos, voluntarios y otros amigos. El coro de la Capilla de Fátima, acompañados por dos hermanas Misioneras del Sagrado Corazón, animaron la ceremonia que fue presidida por el padre Miguel Ángel Fernández, SDB, Delegado de los Salesianos en Cuba, y concelebrada por el padre Mateo González Alonso, SDB, perteneciente a la Inspectoría Salesiana de León, España, quien se encuentra de visita en Cuba. En momento especial Monseñor Ramón Polcari felicitó a las religiosas a la vez que trasmitió un saludo del parte del Cardenal Jaime Ortega Alamino.
Las festejadas expresaron la alegría de ser llamadas por Dios  a una misión específica y agradecieron a Él su presencia aún en los momentos más difíciles. Dijeron también que se han sentido muy acogidas en las comunidades por donde ha pasado a lo largo de estos años de vida religiosa. Recordaron a sus padres, hermanos y otros familiares de los cuales recibieron siempre el apoyo, la comprensión y sobre todo las bases cristianas.
La celebración transcurrió en un clima de familia con la alegría que nace de encontrarse y hacer fiesta. Agradecemos a todos los que se hicieron presentes, personalmente y a los que por otros compromisos ineludibles nos acompañaron con sus oraciones, llamadas y detalles.

S. Gertrudys Díaz Canela, FMA.

Deja un comentario