Dos corazones 100% salesianos

Diac. Juan Carlos Uquijo y Ada Silverio

Un mismo carisma unen a estas dos personas. Maestros en el arte de amar a los jóvenes desde la cotidianidad que los rodea. Juan Carlos y Adita: dos corazones que laten por los Salesianos Cooperadores de Cuba.

Juan Carlos Urquijo, diácono permanente de la Iglesia Católica. Se desempeña en el servicio a los hermanos con Celebraciones de la Palabra, en la pastoral bautismal y como Secretario de la Comisión Diocesana de Pastoral. Trece años siendo Director del Centro Diocesano de Formación “Dra. Felicia Pérez”. Junto a su esposa, fueron Secretarios Ejecutivos de la Comisión Nacional para la Familia de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

Durante muchos años fui Coordinador del Centro Local de Santa Clara y como Coordinador Nacional de la Asociación de Salesianos Cooperadores de Cuba desde el 2010. Promesé como salesiano cooperador el 31 de enero de 1983, en la parroquia del Carmen en Santa Clara. Fue un reto para aquel entonces. Éramos el primer grupo formado después de un largo vacío desde la década del 60 y existíamos sin ninguna relación con la Inspectoría.

¿Cuáles fueron las mayores dificultades que encontraste durante el tiempo que te desempeñaste como Coordinador Nacional?

La mayor dificultad fue que no existía comunicación recíproca y fluida con el Consejo Inspectorial de los SSCC. En cuanto al caso cubano, son las dificultades económicas de los miembros de la Asociación, lo que hace que las actividades de animación y formación necesiten de un financiamiento externo. Un momento muy triste fue la renuncia de los miembros promesados y aspirantes del Centro de la parroquia de María Auxiliadora en La Habana. Esto me causó mucho dolor y además porque no logré reanimarlo.

Los mejores momentos…

El sostén que he recibido de los coordinadores locales de los distintos Centros a lo largo de todos estos años, los cuales siempre han estado disponibles para las actividades, animando en sus respectivos lugares. Una satisfacción especial ha sido el apoyo del Delegado de los SDB para la Asociación y el acompañamiento espiritual, tanto a nivel de centro como nacional. También los encuentros nacionales realizados en la casa de las FMA, en Peñalver, donde hemos vivido la fraternidad salesiana con alegría, entusiasmo y esperanza. Un momento importante fue el aporte económico realizado por la Región Interamericana y de la Provincia de México Norte, ello posibilitó que la animación del Consejo Nacional fuera más efectiva.

Un mensaje a los Salesianos Cooperadores

No se cansen de amar a la Asociación. Aporten todas sus energías, su juventud para verla crecer. Sueñen a lo alto, tengan esperanza, el Señor de la Historia nos ama y quiere que cuidemos a los jóvenes. Mi corazón siempre estará aquí, en Cuba. Vivimos en una aldea global y para quien ama profundamente las distancias no existen. Los quiero mucho a todos y a la Asociación.

“Adita”, así le llaman los muchachos, los amigos… Mujer sencilla, siempre alegre. Animadora, formadora de adolescentes y de salesianos cooperadores, miembro de la Comisión Diocesana de Adolescentes y del Equipo Nacional de Pastoral Juvenil Salesiana, colaboradora en el proyecto Príncipe Enano. Profesora del Centro de Diocesano de Formación “Dra. Felicia Pérez”. Es especialista en seguridad informática de la Dirección Provincial de BANDEC en Santa Clara. Realizó su promesa como Salesiana Cooperadora el 31 de enero del 2006. Reconocida en su parroquia del Carmen como una “Gente Maravillosa”, llega a nuestro corazón la nueva Coordinadora Nacional de la Asociación de Salesianos Cooperadores de Cuba: Ada Silverio.

¿Cuentan que la primera noche como Coordinadora Nacional no dormiste?

Bueno, yo soy un poquito emotiva, con esta sucesión de premios y cargos ustedes me quieren matar del corazón y ya no seré un corazón salesiano, sino un corazón infartado.

Seguro que el mal dormir estuvo relacionado con la nueva responsabilidad, los nombramientos traen una mezcla de honor, alegría, preocupación y compromiso. Es bien importante tener entre manos la animación de una asociación nacional, es un servicio que nos obliga a pensar en grande, a comenzar a dar pequeños pasos hasta recorrer el camino.

La historia de los Salesianos Cooperadores de Cuba está marcada por personas que se dedicaron por entero a la Asociación, ¿qué piensas de los que te han precedido en el cargo?

Los que me han precedido no han sido sólo mis coordinadores nacionales. Cheo, Nelita, María del Carmen y Juan Carlos han sido mis amigos personales, mis paradigmas como Salesianos Cooperadores, los animadores del centro local, pilares de la comunidad del Carmen en Santa Clara, testigos de la fe en momentos difíciles, ejemplos de coherencia de vida. Me han dejado la varilla alta, la vida nos pone a veces en caminos que nunca pensamos transitar, seguiré sus pasos. Aunque anden lejos de mí físicamente, seguro ellos seguirán siendo mis compañeros de camino y yo pondré todo mi esfuerzo para no defraudar el trabajo que realizaron.

¿Qué sueñas para el futuro de la Asociación?

¡Que se mantenga con vida! Eso es animar, dar vida. Aunque quisiera continuar creciendo en número, si voy a soñar, prefiero la calidad ante la cantidad. Anhelo que los SSCC seamos especialistas en animación y masters en acompañamiento. Deseo que seamos de verdad para los jóvenes ¨signos y portadores del amor de Dios¨, que no sea un slogan, que podamos cumplirlo siguiendo los pasos de Don Bosco. Y si puedo seguir soñando, pues quisiera que ya no crezca más la Asociación en el exilio, porque la nuestra va disminuyendo proporcionalmente en número.

Por Caruchy Castellanos

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario