Los salesianos cubanos dicen adiós al Santo Padre

Papa Francisco en la Catedral de Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 22 de septiembre.-En horas de la tarde del 21 de septiembre, justo cuando la tierra santiaguera era bañada por un fuerte aguacero de verano como símbolo de bendición, llegó el Santo Padre a la ciudad de Santiago de Cuba. Cuna de la nacionalidad cubana; donde casas y calles guardan el recuerdo de tantos acontecimientos históricos que marcaron nuestro pueblo, incluido las visitas de dos Sumos Pontífices de la Iglesia católica que precedieron al Papa Francisco: san Juan Pablo II y Benedicto XVI. (Vea el video aquí)

En su último día en Cuba, el martes 22, el Papa celebró la Eucaristía en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de La Caridad, a quien obsequió un florero de plata con flores del mismo material. Bendiciendo al pueblo que se congregó en la afueras del Templo en el poblado de El Cobre, partió hacia la Catedral de Santiago para hablarle a las familias cubanas y a los habitantes de la ciudad.

Una jornada de celebración, donde participaron en las distintas actividades Salesianos de Don Bosco, salesianos cooperadores, jóvenes y familias de las diferentes comunidades parroquiales donde se encuentran los salesianos en Cuba. En esta ocasión, el padre Cristian Canario, SDB, y el Diác. Isaías Licea, SSCC del Centro Local de la Parroquia de María Auxiliadora, tuvieron la oportunidad de acompañar en la Eucaristía al Santo Padre. Por su parte, tres familias de esta comunidad y el matrimonio conformado por Xiomara Hernández y José (Pepe) Gálvez, salesianos cooperadores que cumplen 50 años de casados, de la Parroquia del Carmen en Santa Clara, recibieron la bendición del Papa Francisco junto a jóvenes de Camagüey y Santiago de Cuba que se encontraban también allí. Además, una joven salesiana de Santiago fue seleccionada para la despedida en el aeropuerto Antonio Maceo.

Al concluir el encuentro con las familias, el Papa se acercó a los presentes para saludar y besar a los niños y a los más ancianos. En ese momento, Xiomara y Pepe tuvieron la oportunidad de hablar unos instantes con él, quien les dio su bendición al enterarse del aniversario que celebran y les preguntó entre risas, con el sentido del humor que lo caracteriza: “¿Cuál de los dos ha tenido más paciencia?” Lágrimas de felicidad caían por muchos rostros de padres y abuelos al paso del Papa. Sin lugar a dudas, sus palabras llenaron de esperanza a la familia en Cuba.

Desde el atrio de la Catedral se despidió del pueblo santiaguero expresando su agradecimiento por haberse sentido “como en casa”, pidiendo a los presentes no olvidarse de rezar por él.

Así concluyeron las jornadas de celebración por la visita del Papa Francisco a Cuba. Un encuentro que caló hondo en el corazón de los cubanos. Su sabiduría, su alegría, su humor cotidiano y popular hizo cercano el mensaje del Evangelio llegando a muchos. Ahora queda trabajar en las comunidades para alentar la llama de la fe que se avivó en el alma del pueblo cubano.

¡Gracias Papa Francisco por visitar nuestra Cuba, nuestra Iglesia! No lo dude: REZAREMOS POR USTED.

Por Caruchy Castellanos

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario