Nuevo año pastoral

20180816_083125

Comenzó el noveno mes del año, en el que no hay acontecimiento más grande que el retorno a las aulas de nuestros niños, adolescentes y jóvenes; pero para los adultos también significa abandonar los días de “vacaciones” y por tanto nuevo plan de trabajo, nuevos proyectos, y otros diez meses de fogueo. Afortunadamente muchos cubanos ahorran y se programan para descansar o cambiar de actividad durante los meses de julio y agosto, cada cual según sus posibilidades económicas. Nuestra Iglesia también reserva para estos meses el plato fuerte de cada una de sus pastorales y la Familia Salesiana, precursora de las convivencias de verano, ofrece el merecido “spa” para quienes han compartido todo un año pastoral.

Julio siempre es el mes de los veranos educativos; cada Casa programa talleres, paseos y ferias; en los que los que el Movimiento Juvenil Salesiano tiene gran protagonismo en la animación a los infantes. En algunas Obras las noches oratorianas se reservan para que jóvenes del Centro Juvenil y del barrio se unan en los juegos, dinámicas y algún mensaje cristiano para cerrar cada jornada. Este año esta experiencia estuvo amenizada por la presencia de jóvenes voluntarios españoles en las cinco Obras del país que ofrecieron su tiempo y habilidades didácticas a los más pequeños; a la par de compartir las propuestas de la Pastoral Juvenil Salesiana.

En agosto el revolico se concentró en la Casa más oriental de Cuba, pues hasta Santiago de Cuba llegaron, adolescentes, juveniles y jóvenes para tener sus convivencias. Los adolescentes estuvieron motivados por el Aguinaldo del Rector Mayor “Cultivemos el arte de escuchar y acompañar” y el agua fue el centro de las dinámicas para que alcanzaran el deseo de pedirle al Señor: dame de esa Agua. Por su lado los jóvenes quisieron darle un sentido especial a su cita, y llegaron hasta el municipio Guamá en el litoral sur de Santiago de Cuba para llevar el mensaje cristiano a las sencillas comunidades de Las Brujas, Ocujal, Las Cuevas entre otras. Por supuesto que no faltó la visita a nuestra Madre de La Caridad en su Santuario del Cobre, los recorridos por la bella ciudad y el tradicional día de playa.

También la familia tuvo su espacio para reunirse, reflexionar, tomar aire fresco y seguir comprometiéndose en una sociedad y en una Iglesia que cada día necesita más el testimonio del amor, la unidad y la perseverancia en clave cristiana. En Santa Clara, siguiendo una vieja tradición, y también en Camagüey; se convivió aprovechando la oportunidad para debatir temas que le conciernen a la toda familia en su rol de educadora y evangelizadora.

Todas estas experiencias fueron acompañadas por el salesiano Julio Yagüe, quien proveniente desde la Inspectoría Santiago Apóstol de España deseó dedicar sus vacaciones a recorrer las Obras salesianas de Cuba y dejar un bellísimo testimonio de cercanía, entrega y sensibilidad en cada una de las charlas, eucaristías y momentos compartidos.

Para los cubanos la Fiesta de nuestra Patrona la Virgen de la Caridad indica el comienzo del camino pastoral; se retoma las catequesis, se reabren las actividades en los centros juveniles, se reactivan los consejos parroquiales, y cada grupo o asociación programa otros diez meses de vida como comunidad cristiana; que dichosos somos de comenzar con la mirada y bendición de la Madre. Así que si ha leído este articulo le pido un Ave María por quienes pondrán su empeño en construir el Reino de Dios en nuestra tierra.

Por: Alejandro Satorre Morales

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario