Mensaje dominical

30 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

EVANGELIO: Lc 18, 9-14

En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola:

«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: ¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.

El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: ¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador. Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

COMENTARIO: P. Manel Morancho, sdb

La parábola de hoy muestra dos actitudes distintas de entender la fe y la relación con Dios.

Dos hombres judíos suben al Templo de Jerusalén hacia las tres de la tarde. La hora de la oración. Uno era fariseo, el otro recaudador de impuestos. Los «fariseos» son gente que cumple con la Ley de Dios, la conocen muy bien y son respetados por el pueblo. Los «publicanos» (recaudadores de impuestos) tienen fama de ladrones, mafiosos y estafadores…

El fariseo se colocó en lugar visible y comenzó a rezar «a media voz», que era cómo tenían costumbre de hacerlo. Y empieza diciendo: «Te doy gracias Dios mío, porque… y hace una lista de cosas buenas que él hace… (Ayuna, paga los impuestos, es bueno, cumplidor,…) y no soy como ese publicano… y también le hace una lista de actitudes negativas (ladrón, estafador,…).

El publicano es un recaudador de impuestos. Eran despreciados y considerados como pecadores públicos. Por eso se coloca a cierta distancia. Se da “golpes en el pecho” que era una forma de arrepentimiento sincero. Y nos dice el evangelio que volvió a casa justificado. El verbo “justificar” significa que Dios le concede su gracia.

Esta parábola nos hace pensar muy a fondo en nuestra vida cristiana.

Es difícil tener total y permanentemente actitudes del fariseo o del publicano. Es importante saber reconocer, admitir y rectificar nuestras actitudes. Me puedo preguntar: ¿Cómo estoy de humildad y de sinceridad? Quizás habrá que reconocer ante el Señor que…

A menudo miro a las personas a través de mis prejuicios e intereses. Tú, en cambio Señor, miras el fondo del corazón y ves a las personas tal como son.

La vida me irá haciendo comprender que “lo esencial es invisible a los ojos humanos y que sólo veremos bien cuando miremos con el corazón”. Hay un cuento muy bonito que se titula “El jardín del rey” y dice:

Un rey fue a ver su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban secando. El roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el pino. El pino se quejó porque no podía dar uvas como la viña. La viña se moría

porque no podía florecer como la rosa. La rosa lloraba porque no podía ser alta y fuerte como el pino. Pero, entonces, encontró una plantita de fresas que crecía fresca y feliz.

El rey le preguntó: ¿Cómo es que creces saludable y contenta en medio de este jardín medio seco? No lo sé. Supongo que cuando me plantaste, querías fresas y no otra cosa. Entonces me dije a mi misma: “Intentaré ser fresa de la mejor manera que pueda”.

Moraleja: Cada uno debe aceptar la propia realidad, sin pretender aparentar más que los demás.

El evangelio nos invita a la humildad, a la sencillez. Nos invita a aceptarnos a nosotros mismos, con nuestras cosas buenas, que las tenemos, y otras que hay que mejorar, pero contando siempre con el Señor, para volver a casa justificados, es decir, habiendo agradado a Dios con nuestra actitud. Y no sólo agradamos a Dios sino también a los demás, a todos los que nos rodean y nos oyen hablar y nos ven actuar.

Pedimos al Señor humildad y sencillez de corazón para reconocer lo que somos y crecer, para ser lo que Dios espera de cada uno de nosotros.

Se lo pedimos con mucha fe, con mucha fuerza al Señor.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario