#salesnauta

#salesnauta

Si te preguntan ¿cuál es tu flor preferida? seguramente responderás que la rosa, la orquídea, la mariposa, el nardo u otras de belleza extraordinaria; quizás sea la vicaria  una flor demasiado ordinaria para detenernos a observarla con tal de hallarle algún valor.

Es cierto que es bastante común en nuestro país, aunque pensandolo bien ya no veo tantas como cuando era niño que recuerdo su fama porque en fomentos aliviaba la cojuntivitis -para colmo de la vicaria dicen que los médicos la contraindicaron-, o tal vez porque en los pasadías en el campo era la mas abundante para jugar al “me quiere, no me quiere”. Tambien es cierto que su tallo es muy delicado y sus pétalos son pocos y tan finos que de solo tocarlos se humedecen y se marchitan.

Sin embargo, la vicaria posee características y propiedades sin mucho alarde de lindura y exotismo.

Te doy tres simples razones:
1. No necesitan muchos cuidados, han sido utilizadas como plantas ornamentales por excelencia principalmente por su resistencia a condiciones de seca. Además, son muy fáciles de mantener porque no requieren  fertilizantes y pueden desarrollarse perfectamente en condiciones donde los nutrientes escaseen donde otras flores jamás se lograrían. Toleran tanto el calor como el frío por lo que se pueden cultivar tanto en regiones tropicales como en regiones templadas.

2. En la actualidad, esta planta ha sido ampliamente utilizada para elaborar medicamentos para el tratamiento de la leucemia por sus propiedades anticancerígenas. Pero es además eficaz para la tratamiento de la presión arterial, la diabetes, el colesterol, la faringitis, la laringitis,  el dolor de muela y como antipsicótico y para el fortalecimiento de la vista.

3. Presentan un largo período de floración pues en climas tropicales se prolonga durante todo el año y en climas más cálidos florecen generalmente desde la primavera hasta el otoño, aunque siempre se pueden mantener florecidas si se les riega frecuentemente. También soportan el frío y con buenos cuidados puede llegar a florecer por un largo período.

La genialidad del padre Vandor bien hizo coincidir esta flor con la virtud de la sencillez:

“Es la vicaria modesta,
la flor de la sencillez,
María Virgen, como ésta,
es pura, simple, sin doblez”.

Entonces, hoy les invito a imitar a María fijándonos en las tres razones de la vicaria:

1. Que no necesitemos demasiado ornamentos para demostrar cuanto valemos.
2. Que aliviemos algún dolor ajeno.
3. Que nos mostremos relucientes a pesar del frío, el calor, la humedad o cuantas adversidades pueda tener la jornada.

Probemos a ver que tal nos va el día así, sin las complejidades que nos hemos construido para el día a día. Ojalá todos al final de la jornada podamos decir al unísono:

Imitaré (siempre) a María,
y a la vicaria, esa flor;
y simples, con alegría,
seré (eternamente) de Cristo, con amor”.
¡Buen jueves 3 de mayo!

Alejandro Satorre, Salesiano Cooperador

Etiquetas: , ,

Deja un comentario