#Salesnauta

Mire que cosas tiene la vida, quien iba a decir que el nombre de una flor se llame Pensamiento, solo aquellos que sean conocedores de la materia podrían referirse a tan semejante ejemplar. Pero es que esta flor está en nuestra vida, ahí al alcance de las manos deslumbrándonos con su belleza en jardines o interiores de nuestra casa.

La flor de Pensamiento, o Trinitaria, es una de las plantas que ha sido más apreciada en el mundo de floricultura por tener bellas flores de colores variados que al igual que los tulipanes suelen florecer durante el invierno. Desde el siglo XIX, diversos y numerosos floristas de Europa del norte se dieron a la tarea de cruzar las flores del pensamiento silvestre, el motivo de estos cruces fue crear un patrón de flores más atractivas. Para el año 1835 ya se habían creado unas 400 variedades de esta planta, cada una con colores y patrones en sus flores que resultan muy llamativas, llegando al punto máximo de su popularidad para el año 1841.

Esta flor ha gozado desde siempre de una gran popularidad debido a su vínculo con el amor y la poesía romántica de la edad media. Es una planta pequeña, pues su envergadura no suele superar los 25 centímetros de alto. Pero lo que le falta en estatura lo compensa perfectamente con sus bellos colores.

Se caracteriza por ser una planta rustica, lo que quiere decir que no es demasiado exigente en cuanto a los cuidados que necesita. Además de esto por su gran adaptabilidad puede verse en jardines grandes y pequeños, en terrazas o balcones siendo cultivadas en suelo o en macetas.

Si tienes arbustos en tu jardín y quieres evitar la propagación de la mala hierba, en vez de gastar mucho dinero en pesticidas que pueden ser perjudiciales para ti, tu familia y el ecosistema natural, deberías considerar la opción de sembrar una flor del pensamiento en la parte baja de los arbustos; además de ayudarte con tu problema de hierba, te regalara unas bellas flores que engalanaran todo el espacio.

Luego de describir esta bella flor, tal pareciera que estuviéramos hablando de la mujer…apreciada, bella, floreciente en todas las etapas de su vida, romántica, poética, variada en su tamaño y color, y que la podemos encontrar en diversas partes de nuestro mundo para vivir con ella hasta el fin de nuestra existencia, compartir y sobrepasar los obstáculos difíciles en nuestro camino, por sobre todas las cosas ellas colorean y engalanan nuestra vida.

El Padre Vandor también quiso dedicar a esa hermosa flor una de sus florecillas mezclándola con la virtud de la seriedad.

Sus colores muestra, altivo,

con gallardía, el pensamiento

como si el entendimiento

le mostrara al Gran Amigo.

Su fuerza es la seriedad

que no excluye la alegría

que en toda dificultad

muestra la seria María.

A todas las madres les deseo de que junto a María cultivemos el amor a nuestros hijos.

Felicidades

Etiquetas: , ,

Deja un comentario